martes, 17 de mayo de 2016

QUICHE DE CALABACÍN, BACON Y BRÓCOLI PASO A PASO (VERSIÓN TRADICIONAL Y SIN LACTOSA) (HORNO Y SARTENES AMC)

Una de las recetas que mejor soluciona una cena es una quiché, acompañada de una ensalada, cena completa.
Yo en este caso aproveché que me había quedado una masa quebrada del cumpleaños de la peque para prepararla. También se puede hacer con masa quebrada casera, que ya os pondré la receta. Los ingredientes podéis variarlos a vuestro gusto. Y el método de horneado si disponéis de sartenes de acero AMC os aconsejo que lo probéis, queda perfecta, mucho más jugosa y sabrosa que en el horno y asi no tenemos que encender el horno, con el consecuente ahorro de tiempo y de energía.


Ingredientes (para 4-6 personas):

Una lámina de masa quebrada
1/2 calabacín no muy grande
1 trocito de brócoli
3 lonchas de bacon ahumado
2 huevos
2 o 3 cucharadas de nata líquida
Queso rallado (opcional)
Sal
Pimienta


Ingredientes (para la versión sin lactosa):


Una lámina de masa quebrada
1/2 calabacín no muy grande
1 trocito de brócoli
3 lonchas de bacon ahumado
2 huevos
2 cucharadas de queso crema sin lactosa (yo uso Quescrem)
2 o 3 cucharadas de leche sin lactosa
Queso rallado sin lactosa (opcional)
Sal
Pimienta

Preparación en el horno:


En primer lugar forramos el molde para quiché con papel de horno. Si el molde es rizado os recomiendo mojar el papel de horno un poco para que se adapte mejor a las formas. Es un buen truco y os sorprenderá porque no se rompe a pesar de mojarlo.

Extendemos la lámina de masa quebrada y la colocamos sobre el papel de horno, la aplastamos bien con las manos para que se adapte bien al molde. La pinchamos bien con un tenedor y colocamos unos garbanzos o un peso sobre la masa para evitar que suba. La horneamos unos 15 minutos a 180ºC hasta que comience a estar dorada.

Mientras la base se hornea, picamos el calabacín y el bacon al gusto, salpimentamos. Los colocamos en un plato y los llevamos al microondas a máxima potencia durante 3 o 4 minutos. Tapar el plato con la tapa para microondas pues el bacon salta.

Batimos los huevos y la nata (o los huevos y el queso crema y la leche si es la versión sin lactosa), salpimentamos y los juntamos con el calabacín y el bacon y lo mezclamos todo. Podemos agregarle un puñado de queso rallado también si os gusta.

Vertemos la mezcla sobre la base, colocamos unas lascas de parmesano y unas florecillas de brócoli.


Horneamos a 200ºC hasta que esté bien hecha y dorada, unos 20-25 minutos. Pero ir mirando pues dependerá del tamaño de vuestra quiché y de vuestro horno.



Preparación en AMC:


Piezas recomendadas AMC para preparar la receta:

Sartén de 24 cm (para una quiché para 4-6 personas)
Sartén de 28 cm (para una quiché para 6-8 personas)
Sartén paellera de 32 cm (para una quiché para 8-10 personas)

Comenzamos colocando la masa sobre papel de horno y cortamos la forma redonda con ayuda de la tapa de la sartén, simplemente apretando sobre la masa y cortando con ayuda de un cuchillo. Recortamos el papel de horno dejando 1 cm de borde alrededor de la masa.

Calentamos la sartén a fuego máximo sobre el Navigenio (al 6) y colocamos el avisador en el símbolo de chuleta. Mientras, en la picadora de AMC picamos el calabacín y el bacon con el accesorio de cuchillas. Cuando tengamos picado el calabacín y el bacon, sin sacarlos cambiamos el accesorio y ponemos el aspa batidora y echamos los huevos, la nata y una pizca de sal y otra de pimienta.

Cuando el avisador nos avise de que la sartén está caliente, bajamos el fuego a la mitad (al 3).

Cogemos la masa que teníamos preparada y la metemos en la sartén (con papel y todo), la pinchamos un poco con un tenedor y colocamos los ingredientes que tenemos preparados en la picadora, cortamos unas flores de brócoli y las colocamos, y por último añadimos un poco de queso rallado.

Le damos la vuelta al Navigenio, encendemos en la primera posición de la primera raya (-) y en el avisador marcamos 4 minutos.

Cuando terminen los 4 minutos nos avisará, apagamos el Navigenio y el avisador y dejamos que se termine de hornear con el calor residual hasta que quede a nuestro gusto.

Nota:

La ventaja de prepararla en AMC es que podemos añadir todos los ingredientes en crudo y quedan todos cocinados a la perfección y en su punto, a pesar de que nos lleva mucho menos tiempo. La quiché queda más sabrosa sin añadir tanta sal como añadiríamos para hacerla en el horno, consumimos muchísima menos energía (ahorrando en nuestra factura de la luz y cuidando el medio ambiente) y los alimentos conservan mejor todas sus propiedades al no cocinarse a altas temperaturas.

viernes, 6 de mayo de 2016

TARTA MOUSSE DE FRESA CON BOMBA DE PISTACHO

Aprovechando que estamos en plena temporada de fresas os traigo esta tarta que preparé hace ya unos años, pero las fotos habían quedado perdidas en una de las muchas carpetas de mi disco duro. Es una tarta muy bonita y resultona además de rica. Os animo a prepararla, no os asustéis por la cantidad de pasos, es más rápida de preparar que de explicar.
La terminación como podéis ver no quedó todo lo perfecta que yo quería, pero tras un viaje y un día primaveral con un poquito de calor, el desmoldado de la mousse no quedó bien liso.
Como anécdota os cuento que me pasé unas cuantas horas pelando los pistachos que decoran la tarta y que van en la mousse central a mano uno por uno. Ahora sé que metiéndolos en agua caliente la piel sale casi sola, luego se dejan secar y listo.


Ingredientes:


Base de bizcocho:

2 huevos
50 gr de azúcar
50 gr de harina

Bomba de pistacho:

50 gr de pistachos pelados
200 ml de nata para montar (35% M.G.)
60 gr de azúcar
1 1/4 hojas de gelatina (2,5 gr)

Merengue suizo:

90 gr de claras de huevo
140 gr de azúcar

Mousse de fresa:

500 gr de fresas
90 gr de azúcar
400 gr de nata semimontada con 60 gr de azúcar
6 y ½ hojas de gelatina (13gr)

Preparación:


Base de bizcocho (en microondas y en horno):

Batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen, a ser posible con batidora de varillas eléctrica, pues montan mucho mejor y se nota la diferencia en el acabado.
Añadir la harina tamizada con movimientos envolventes. 
Engrasar un recipiente apto para microondas y ponerlo 2 minutos y medio a 900W. 
Yo usé un molde desmontable para microondas de 23 cm.
También podéis hornearlo en el horno si no disponéis de ningún molde apto para microondas, en horno precalentado a 180ºC durante 8 minutos aproximadamente o cuando se vea dorado y al pincharlo el palillo salga limpio.

Bomba de pistacho: 

Triturar los pistachos con la mitad del azúcar y la mitad de la nata hasta obtener una crema fina. 
Hidratar la gelatina y desleírla en un cacito a fuego bajo con un poco del agua en el que estaba teniendo cuidado de que no hierva.
Ir añadiendo a la gelatina la crema de pistacho, cucharada a cucharada, integrando perfectamente cada una antes de añadir otra.
Montar los otros 100 ml de nata con el azúcar y mezclar con la crema en dos veces, con movimientos envolventes. (Con estas cantidades salen unos 450 ml de mousse. Yo añadí media clara a punto de nieve, pero creo que no es necesario).
Forrar un bol o tupper con film de cocina y verter en él la crema. El bol que sea pequeño para que quede en el centro de la tarta.
Llevar a la nevera hasta que cuaje y una vez cuajado meterlo en el congelador y congelar. 

Merengue suizo (tradicional y Mycook):
 
Mezclar las claras y el azúcar y calentar al baño maría a fuego lento hasta los 50º.
Montar con la batidora hasta que la mezcla esté firme y enfríe. Reservar. 

Si lo haces en Mycook poner la mariposa y las claras a batir 3 min. temp. 50º, vel. 4 y después 3 minutos más sin temperatura. Reservar. 

Mousse de fresas: 
 
Triturar las fresas con el azúcar (se puede pasar por un colador muy fino si queremos quitar las semillas, pero no es necesario).
Calentar 100 gr del puré de fresas resultante y disolver en un poquito de agua las hojas de gelatina hidratadas y escurridas a fuego lento. Mezclar muy bien con el resto del puré de fresas.
Incorporar el merengue suizo y mezclar para aligerar la masa con movimientos envolventes. Añadir la nata semimontada también con movimientos envolventes, en tres veces, con movimientos más suaves cada vez para que la mezcla pierda el menor aire posible.

Montaje de la tarta:

(Yo utilicé un aro de 23cm de diámetro).
Cortar la base de bizcocho si es necesario para adaptarla a la medida del molde o aro que vayáis a utilizar.
Poner una tira de acetato por el interior del aro (yo corté varios trozos de una hoja y los pegué con celo). Esto ayuda a desmoldarla y hace que las fresas se adhieran mejor. 
 
Sobre el plato en que vayamos a servir la tarta colocar el bizcocho, ajustar el aro (el acetato se ajusta mejor) y colocar centrada la mousse de pistacho congelada.
Para este tamaño se necesitan unos 350 gr de fresas medianas para poner en la vuelta. Cortar plana la parte del tallo haciéndoles una base, y luego por la mitad a lo largo.
Colocarlas bien pegadas al aro y rellenar con la mousse de fresas. Dejar cuajar en la nevera, mejor de un día para otro. 


Decorar como más os guste, con fresas, pistachos, sirope de fresa...
 
Os sobrará algo de mousse, que podéis poner en unas copas, o congelarla y os quedará un helado muy rico. 

Fuente: Yerbabuena, MR

miércoles, 27 de abril de 2016

CHAMPIÑONES AL AJILLO (RECETA TRADICIONAL Y AMC)

Una receta que nos sirve tanto para picar, como guarnición, o incluso para añadírselos a una pizza por encima, a un plato de pasta...tiene mil usos, y si os gustan los champiñones os encantará.



Ingredientes:

300 gr de champiñones
3 dientes de ajo
Perejil
3 o 4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta negra
Cayena si nos gusta que piquen

Preparación:

Limpiamos los champiñones, cortándoles el pie y a ser posible sin pasarlos por agua, sólo con ayuda de un trozo de papel de cocina húmedo o un paño limpio humedecido.
Los picamos con el cuchillo como más nos guste, en cuartos o en láminas como hice yo y los reservamos.
Picamos los dientes de ajo en láminas o como más nos guste.
Ponemos una sartén al fuego con 3 cucharadas de aceite de oliva y añadimos los dientes de ajo con el aceite frío, cuando comiencen a dorarse añadimos los champiñones y la cayena si nos gusta que piquen, salpimentamos y sofreímos hasta que estén hechos y se haya evaporado el agua que sueltan.
En el último momento añadimos el perejil picado, removemos y servimos.



Preparación en AMC:

Piezas recomendadas AMC para preparar la receta:
Wok o Sabor de 24 cm
Wok o Sabor de 28 cm
Sartén de 24 cm
Sartén de 28 cm

Limpiamos los champiñones, cortándoles el pie y a ser posible sin pasarlos por agua, sólo con ayuda de un trozo de papel de cocina húmedo o un paño limpio humedecido. Si no podemos evitar lavarlos los escurriremos bien con ayuda del accesorio centrifugador de nuestra picadora para que no queden restos de agua.

Picamos los champiñones con el cuchillo como más nos guste, en cuartos o en láminas como hice yo y los reservamos.

Picamos los dientes de ajo en láminas o como más nos guste. Podemos hacerlo usando nuestra picadora AMC si los queremos picar muy finos.

Ponemos la pieza de AMC que hayamos elegido (en mi caso el wow), añadimos el aceite de oliva y los dientes de ajo con la pieza en frío (si queremos darles un toque picante añadimos la cayena también en este momento), tapamos y la ponemos a calentar a fuego medio-fuerte (Navigenio al 5) hasta el símbolo de chuleta (colocamos el avisador).

Cuando nos avise de que ha llegado al símbolo de chuleta y esté caliente, comprobaremos que el ajo se ha dorado, quitamos la cayena si se la hemos añadido y bajamos el fuego 2 puntos (Navigenio al 3) añadimos los champiñones laminados, los extendemos con ayuda de una cuchara, salpimentamos y volvemos a tapar. Colocamos el avisador de nuevo en el símbolo de chuleta y cuando nos avise destapamos, secamos el líquido de la tapa, apagamos el fuego y terminamos de saltear hasta que estén a nuestro gusto.

Por último añadimos una pizca de perejil picado y servimos.

Si añadimos unos huevos batidos en este momento, y los cuajamos con el calor residual nos queda un revuelto espectacular.

Ventajas de preparar la receta en AMC:

El uso del aceite es opcional, pero si lo usamos tenemos la certeza de que no se va a saturar gracias al cocinado sin altas temperaturas, esto también hace que los alimentos conserven mejor sus propiedades y nutrientes por lo que tendrán más sabor sin necesidad de usar tanta sal.
Cocinamos tapado por lo que no necesitamos usar la campana extractora, nuestra tapa hace de campana extractora, evitando humos, olores y ruidos.
Ahorramos energía gracias a que los alimentos se cocinan en mucho menos tiempo gracias a nuestro sistema y necesitamos menos potencia de calor gracias a los fondos de nuestras cazuelas y sartenes.

martes, 4 de agosto de 2015

EMPANADA DE SARDINAS CON MASA DE MAÍZ O MILLO PASO A PASO

Desde hace tiempo me preguntaba donde comprar la harina de maíz amarillo típica para hacer este tipo de empanadas gallegas. Un día por casualidad buscando productos sin lactosa para la peque en un supermercado al que no suelo ir, me la encontré y no dudé en comprarla para preparar esta empanada. Nos gustó tanto que sin duda volveré a prepararla en más ocasiones y con otros rellenos.
Que no os den miedo los comentarios de otros blogs de que la masa de maíz es complicada de trabajar, yo después de tanto leerlos le tenía un poco de respeto, y para nada, se maneja bastante bien. Es parecida a la plastilina por poneros un ejemplo y con ayuda de agua y siguiendo bien los pasos se trabaja perfectamente. 

aa_ 3852


Ingredientes:

Para la masa:
300 gr de harina de maíz amarillo
150 gr de harina de centeno
50 gr de harina de trigo
20 gr de levadura prensada
1 taza de agua templada
1 cdta colmada de sal

Para el relleno:
1 kg de sardinas pequeñas
2 cebollas grandes
Colorante alimentario o pimentón (dulce o picante a vuestro gusto)
Pimientos asados en tiras o pimientos del piquillo en tiras
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Comenzamos sofriendo la cebolla en bastante aceite, ya que este aceite lo utilizaremos luego para la masa. Dejamos que se vaya haciendo poco a poco sin que tome color, hasta que quede casi transparente.
Una vez hecha la cebolla añadimos el colorante alimentario y removemos bien. Si no os gusta usar colorante también podéis usar pimentón dulce; o picante si queréis darle un toque picante a la empanada.

cebolla empanada

Escurrimos la cebolla para separarla del aceite sobrante y la reservamos.

Preparamos la masa, para ello mezclamos los tres tipos de harinas con la sal. La levadura la disolvemos en una taza de agua templada. Vamos añadiendo el agua poco a poco a las harinas hasta conseguir una mezcla homogénea que no se pegue a las manos. Quizás necesitéis algo más de agua, en función de la absorción de la harina. Dejamos reposar la masa en un sitio templado cubierta con un paño durante una hora.

masa empanada maiz

Mientras tanto vamos limpiando las sardinas, quitándole la cabeza y las tripas. Si son muy grandes quitaremos también la espina. Yo utilicé sardinas medianas porque no había xoubas que son las sardinas pequeñitas que se suelen utilizar para este tipo de empanada.

Cuando la masa esté lista (se habrá agrietado un poco por la superficie), forramos un molde para pizza o una paellera con papel de horno (yo lo mojo un poco con agua para que se adapte bien al molde) y lo aceitamos bien con el aceite que nos había quedado de la cebolla.
Esta masa no se puede extender con rodillo, por lo que vamos cogiendo porciones de masa con las manos bien engrasadas con el aceite del sofrito y las vamos aplastando bien y colocando por toda la base del molde de forma que queden bien extendidas. Con un tenedor o con las propias manos vamos uniendo porción a porción de masa.

masa en molde empanada

Precalentamos el horno a 190ºC. 

Cuando tengamos la base de la empanada bien forrada de masa extendemos la cebolla que teníamos reservada, dejando un poquito para colocar encima de las sardinas.
Sobre la cebolla colocamos las sardinas limpias, unas tiras de pimiento y lo que quedaba de la cebolla.
Cerramos los bordes de la empanada hacia el centro y procedemos a cubrir con más masa de la misma forma que hicimos la base ayudándonos con un poco de agua y con un tenedor para unir bien cada porción de masa a las demás.

montaje empanada

Una vez que tengamos hecha la tapa de la empanada añadimos un par de cucharadas de aceite del sofrito sobre la masa y la extendemos bien.
Precortamos la masa con ayuda de una espátula o similar, ya que si la cortamos cuando salga del horno al ser una masa crujiente se nos deshará.

cortado masa

Horneamos la empanada unos 40 minutos o hasta que se vea dorada (puede variar el tiempo dependiendo de cada horno).

horneado empanada

Dejar reposar un poco después de sacarla del horno, y servir templada.

aa_ 3845

Fuente: La cocina de Lechuza

viernes, 17 de julio de 2015

HELADO DE CEREZAS Y YOGUR GRIEGO PASO A PASO

Con este calor este verano le estoy sacando mucho partido a la heladera. Ya son unos cuantos los helados que he preparado y todos con muy buen resultado, como este de cerezas y yogur griego, cremoso y con un sabor a fruta fresca que no se encuentra en ninguno comprado por muy bueno que sea. Además si preparáis el azúcar invertido os quedará con una textura perfecta digna de las mejores heladerías.
Si no tenéis heladera no os preocupéis por eso, es cuestión de removerlo cada cierto tiempo una vez esté en el congelador y os quedará igual de bien.
El cono que véis en la foto es tan irregular porque también es casero, próximamente publicaré la receta, quedan de cine.

Helado de cerezas

Ingredientes:

500 gr de cerezas sin hueso (yo picotas)
600 gr de yogur griego (usé el del cubo grande de Lidl que tiene un sabor y una cremosidad buenísimas)
150 gr de azúcar
1 cda. de azúcar invertido (pinchar para ver la receta)

Preparación:

helado_cerezas

Lavamos las cerezas y las deshuesamos (en youtube hay mil y un trucos para hacerlo, aunque para este caso lo podemos hacer de forma tradicional cortando la cereza con un cuchillo pues no necesitamos que la cereza quede entera).
Las ponemos en un bol con los azúcares y el yogur y batimos hasta que esté todo bien triturado, o según os guste, si preferís dejar algún tropezón de cereza también se puede, eso a vuestro gusto.
Cuando lo tengamos lo metemos en el frigorífico unas 4 horas o hasta que esté muy frío.
Ponemos en marcha la heladera con la cubeta bien congelada y añadimos la mezcla del helado por el bocal. Dejamos mantecar unos 40 minutos o hasta que os guste la textura.
Luego se puede comer tal cual o guardar en el congelador para que endurezca algo más. 

Sin heladera meteríamos la mezcla en el congelador y removeríamos cada 30 minutos unas 4 o 5 veces.

viernes, 19 de junio de 2015

MILHOJAS DE MERENGUE Y CREMA PASTELERA O COSTRADA DE ALCALÁ

Como bien sabéis, en mi familia nos encanta el merengue a todos, asi que las tartas que llevan merengue nunca fallan.
En el mes de Abril preparé por primera vez esta tarta, y tuvo tanto éxito que en el mismo mes llegué a prepararla tres veces para diferentes celebraciones. Gustó tanto que se queda en mi recetario para siempre.
Además preparándola con un robot de cocina tipo Thermomix o Mycook la tenemos lista en un momento, aunque de forma tradicional también se prepara muy fácil y rápido.

aa_ 3894

aa_ 3675

Ingredientes:

2 láminas de hojaldre fresco o congelado
Almendra para espolvorear (opcional)

Para el merengue:
4 claras de huevo
6 gotitas de zumo de limón
1 pizca de sal
1 cdta de cremor tártaro o un sobre de gasificante blanco
150 gr de azúcar

Para la crema pastelera:
4 yemas de huevo
600 gr de leche entera
120 gr de azúcar
60 gr de maizena
1 cdta de vainilla líquida
30 gr de mantequilla

Preparación tradicional:

Precalentar el horno a 200º.
Estirar las láminas de hojaldre, espolvoreando un poco de harina y pasando suavemente un rodillo.
Ir poniendo en bandejas de horno forradas con papel de hornear, pinchar bien con un tenedor o similar, colocar encima del hojaldre otro papel y encima de éste otra bandeja de horno para que el hojaldre no suba.
Hornear a 200º unos 16 minutos cada plancha.

Para preparar el merengue:

En un bol metálico al baño maría al fuego, montar con varillas eléctricas todos los ingredientes, hasta que se forme el merengue, tardará unos minutos.
Llenar una manga pastelera y reservar en la nevera.

Preparación del merengue en Thermomix o Mycook:

Con el vaso y mariposa bien limpios de grasa y secos, introducir todos los ingredientes y programar 10 min. 50º, vel. 4.

merengue_mycook

Llenar una manga pastelera y llevar a la nevera.

aa_ 3646

Para preparar la crema pastelera:

En un vaso batidor, poner todos los ingredientes de la crema y triturar. Pasar a un cazo al fuego y cocer a fuego lento removiendo con varillas continuamente hasta que espese, sin llegar a hervir para que no se corte.
Llevar a una manga pastelera y reservar en la nevera hasta que enfríe.

Preparación de la crema pastelera:

Sin lavar el vaso de hacer el merengue, echar todos los ingredientes al vaso y programar 8 min. 90º, vel.4. El tiempo depende de la temperatura a la que estén los ingredientes.
Llevar a una manga pastelera y reservar en la nevera hasta que enfríe.

aa_ 3648

aa_ 3654

Montaje del milhojas:

Si no tenéis soplete para quemar al final el merengue, podéis comenzar extendiendo éste en una de las láminas de hojaldre horneadas en una capa fina, reservando casi todo el merengue para otra de las capas del milhojas. Espolvorear almendra y gratinar un poco para que tome color, sin quitarle el ojo de encima pues se tuesta en un abrir y cerrar de ojos. Dejar enfriar.
Si tenéis soplete este paso lo podéis dejar para el final.

Colocar una plancha de hojaldre horneada sobre la bandeja de presentación.

aa_ 3652

Extender la crema pastelera sobre ella con ayuda de la manga pastelera.

aa_ 3656

Colocar de nuevo otra lámina de hojaldre. Yo aproveché los recortes de los lados de las otras dos láminas.

aa_ 3657

Cubrir con una capa de merengue.

aa_ 3660

Colocar otra lámina de hojaldre horneado sobre el merengue.

aa_ 3661

Cubrir de nuevo con una capa fina de merengue y alisar con la espátula o dando formas con una cuchara.

aa_ 3667

Espolvorear almendra y quemar con el soplete el merengue si no lo hemos gratinado primero.

aa_ 3678

También se pueden omitir las almendras, y queda muy bonita igualmente.

aa_ 3675

Cortar porciones con un cuchillo de sierra.


aa_ 3898

Fuente: Ana Sevilla

martes, 9 de junio de 2015

ALMOGROTE GOMERO

Como os dije hace tiempo en estas entradas de recetas Canarias. Cuando hace años Vanesa del blog "Mis deseos más dulces" estuvo en mi casa y me trajo un tarrito de Almogrote me quedé enamorada de este "paté picante" de queso canario. Cuando se nos terminó me puse a buscar como prepararlo en casa, y no era tan difícil, asi que publico aqui la receta para que no se pierda y poder disfrutarlo en más ocasiones. 
Para degustarlo, podéis hacer unas tostan de pan, o simplemente pan sin tostar. Si sois amantes del queso como yo, os gustará de cualquier forma.

DSC00519

Ingredientes:

300 gr de queso de cabra muy curado u otro queso viejo aunque no sea de cabra
1 diente de ajo
2 pimientas piconas (o 2 guindillas rojas secas en su defecto, más o menos picantes a vuestro gusto o 1 pimiento choricero si no tenéis guindillas)
50 gr de aceite de oliva aprox.

Según el lugar en la que se prepare también le añaden tomate asado (para suavizarlo y abaratarlo un poco) o pimentón, pero la receta tradicional es esta. Con el tomate además habría que tener la precaución de preparar el que se vaya a consumir, pues se estropea fácilmente.

DSC00517

Preparación:

Comenzamos abriendo las guindillas por la mitad y quitándoles las semillas. Las ponemos a hidratar en agua templada hasta que podamos sacar su "carne" con una cucharilla. Con algo más de media hora bastará.
Mientras se hidratan las guindillas rallamos el queso (con un rallador o con un robot de cocina, a mi me gusta más como queda con el rallador) y reservamos.
Machacamos el ajo en el mortero hasta que quede una pasta y añadimos la carne de las guindillas y el queso rallado. Seguimos majando todo junto y añadiendo el aceite de oliva poco a poco para que vaya ligando, hasta que quede una mezcla untuosa tipo paté (como la de la foto).
También se podría utilizar una batidora en lugar del mortero, pero el queso habría que rallarlo igualmente pues sino la batidora se atascaría (no así si utilizamos un robot de cocina tipo Mycook o Thermomix).
Se conserva en un bote cerrado en la nevera más de un mes sin problemas.

DSC00521

lunes, 27 de abril de 2015

PIEL DE NARANJA O LIMÓN CONFITADA PASO A PASO

Esta receta la preparo casi todos los años en cuanto veo que las naranjas desprenden mucho aroma y las encuentro de calidad. Es ideal para añadir como relleno de magdalenas, bizcochos, bollería o para el famoso panettone (pincha en los enlaces para ir a las recetas). Además simplemente rebozadas en azúcar o bañadas en chocolate, son una delicia.

Ingredientes:

Piel de naranja gruesa
Azúcar
Agua

Preparación:

Se lavan bien las frutas antes de quitarles la piel. Se parte la piel a tiras como de medio centímetro de grosor a lo largo y se ponen en agua fría a cocer.

aa_ 3630

Se tienen cociendo unos 3 minutos y se escurren, y en agua fría se vuelven a poner a cocer otros 3 min... así repetimos la operación 5 veces. Escurrimos bien y las pesamos. Añadimos el mismo peso en azúcar y la mitad de este de agua y las ponemos a cocer 2 horas a fuego lento o 40 minutos a fuego medio-rápido vigilándolas de vez en cuando.

aa_ 3639

El punto que tienen que tener es el de la foto, semitransparentes:

aa_ 3641

Sacamos del almíbar una a una y dejamos escurriendo sobre una rejilla toda la noche o hasta que se vean secas (yo las he dejado un día y medio). Si no las queremos secas podemos conservarlas sumergidas en su propio almíbar para utilizarlas posteriormente como relleno de bollería o repostería.

aa_ 3643

Cuando estén secas las pasamos por azúcar o las bañamos con chocolate y las guardamos en un recipiente hermético.

aa_ 3695

lunes, 20 de abril de 2015

FILETES RUSOS EN SALSA

Hace unos días tenía carne picada y me apetecía variar un poco, llevaba tiempo con ganas de preparar filetes rusos, y justo los prepararon en el programa Robin Food con muy buena pinta, asi que me guardé la receta y aquí os la traigo.
Quedaron buenísimos, comimos ese día y como salen varios me dio para preparar otro día unos espagueti con la salsa y los filetes rusos que quedaron.

Los Filetes Rusos también se conocen con el nombre de Salisbury Steak o Hamburguer Steak, y es una especie de filete (más bien hamburguesa) hecho con carne picada que se suele comer a la parrilla o frito.

Estos filetes se preparan normalmente en forma esférica con la carne picada, que puede ser de ternera o cerdo (o mezcla), y después se aplastan para que tomen la forma. Se suelen servir con diferentes tipos de salsa.

DSC07150

Ingredientes:

Para los filetes rusos:

1 cebolleta picada
3 dientes de ajo picados
1 kg de carne picada de ternera
1 huevo
1 ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Para la salsa:
2 cebolletas picadas
1 puerro
1 cucharada de harina
1 pastilla de caldo de carne
1 vaso de vino blanco
½ l. de agua
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Además,
2 puñados de champiñones limpios

DSC07152

Preparación:

Para los filetes rusos:
Poner en un bol la cebolleta picada muy fina, los dientes de ajo picados muy finos y una cucharada de aceite. Meter 2 minutos en el microondas a potencia máxima. También se puede hacer en una sartén, pero en el microondas queda muy bien y es más rápido y limpio.
Poner una sartén amplia al fuego con aceite.
Colocar en un bol la carne picada, el huevo y el perejil picado. Salpimentar..
Añadir el bol con la cebolleta y ajo pochado en el microondas a la carne y mezclar.
Formar los filetes con las manos y dorarlos en el aceite, vuelta y vuelta. Si no sabéis como son los filetes rusos, son como hamburguesas pero más pequeñas, aunque podéis darles el tamaño que más os guste.
Así hasta acabar la carne.

Para la salsa:
Picar el puerro y las cebolletas.
Tostar a fuego fuerte en aceite las cebolletas y puerro, debe tomar tono muy oscuro. Sin parar de remover para que no se quemen.
Entonces, añadir la harina y la pastilla de caldo, dorar ambas y añadir el vino blanco.
Añadir el agua y hervir 15 minutos. Probar de sal la salsa y rectificar si es necesario.
Después de los 15 minutos, meter en la salsa los filetes y dar un hervor a todo el conjunto.

Partir en cuartos los champiñones y sobre un wok o sartén al fuego, saltearlos hasta que estén hechos.
Servir los filetes rusos con la salsa y los champiñones sobre ellos.
Listo.

martes, 14 de abril de 2015

MERMELADA DE FRESAS Y RUIBARBO PASO A PASO

Tras leer maravillas sobre el ruibarbo en varios blogs y webs de cocina, me decidí a sembrarlo, ya que encontrar plantas por aquí iba a estar muy complicado. Encontrar la semilla no lo fue tanto, y enseguida germinó, convirtiéndose en pocos meses en una gran mata. El mismo año no pude probarlo, pues hay que dejar que la mata se haga fuerte sin cortarla. El segundo año (la planta forma un rizoma bajo tierra, y sale en primavera) ya se puede cortar pero sólo un poco, asi que lo dejé para el año siguiente o tercer año (el año pasado). Las pencas ya tenían mejor color y grosor y en plena temporada de fresas se me ocurrió que era la mejor época para probar esta combinación tan famosa. Quedó una mermelada buenísima, el ruibarbo y la fresa casan perfectamente y queda una mermelada deliciosa tanto para tostadas como para acompañar helado o yogur.
Este año repetiré, sin duda será una mermelada fija en mi cocina.

DSC00088

Ingredientes:

500 gr de fresas
500 gr de ruibarbo fresco
650 gr de azúcar
1 limón

Preparación:


Comenzamos lavando el ruibarbo, quitándole las partes feas y cortándolo en trocitos. Hacemos lo mismo con las fresas. Juntamos todo en un bol y le añadimos el azúcar y el zumo de limón. -La proporción de azúcar es un poco orientativa, con esta cantidad queda una mermelada bastante equilibrada, pero si os gusta muy dulce podéis añadir un poco más, o por el contrario, si os gusta menos dulce reducir un poco la cantidad de azúcar, teniendo en cuenta que si la reducimos mucho afectará a la conservación de la mermelada-.
Removemos bien y dejamos reposar para que macere durante 2 horas (no pasa nada si es algo más).

PicMonkey Collage


Una vez macerado el azúcar se ha integrado con el jugo de las fresas y el ruibarbo, y no se ha oxidado la fruta por acción del limón.


DSC00083 


Pasamos a una cazuela y lo ponemos a cocer durante media hora (el tiempo puede variar en función del agua que contenga la fruta).
Trituramos con la batidora y comprobamos el espesor poniendo una cucharadita de mermelada en un plato frío.
Si no ha espesado lo suficiente seguimos cociendo hasta obtener el espesor adecuado.
Pasamos la mermelada a botes de cristal esterilizados, los cerramos bien y dejamos enfriar boca abajo para que hagan el vacío.

DSC00085

miércoles, 8 de abril de 2015

MENESTRA DE VERDURAS CON BACALAO Y HUEVO DURO

No hace mucho, viendo un programa de Bruno Oteiza en el que preparaba una menestra con marrajo, me inspiré para preparar esta con bacalao, que es más fácil de encontrar. La hice un poco a ojo, pero quedó muy buena, asi que la comparto con vosotros.
Espero que os guste.

aa_ 010

Ingredientes:

1 bolsa de menestra de verduras congelada o verduras frescas (judías verdes, zanahoria, guisantes, habitas, alcachofas, coles de bruselas...)
500 gr de bacalao desalado en lomos
Harina y huevo batido para rebozar
1 cucharada de harina
2 huevos cocidos
1/2 cebolleta
2 dientes de ajo
Sal
Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos poniendo las verduras a cocer en abundante agua con sal. El tiempo dependerá de si son frescas o congeladas. Se cuecen un poco pero que queden al dente (que el centro no esté muy hecho) ya que después se cocerán en conjunto otra vez.
Mientras se cuecen las verduras, partimos los lomos de bacalao en dos o tres trozos y los pasamos por harina y huevo batido. Los freímos en una sartén con aceite de oliva hasta que estén dorados. Reservamos.
Poner una cazuela amplia y baja al fuego y añadir 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva.
Picar el ajo en láminas finas y echar en el aceite. Antes de que empiece a tomar color añadir la cebolleta picada en brunoise y sofreír hasta que esté hecha. Añadir una cucharada de harina y cocinarla un poco.
Seguidamente añadir las verduras cocidas junto con un poco de su caldo (sin que las cubra, como se ve en la imagen) y dejar que se cocinen durante 5 minutos hasta que el caldo haya reducido un poco. Probar el caldo y rectificar de sal.

aa_ 001

Incorporar a la cazuela el marrajo rebozado colocándolo sobre las verduras.

aa_ 002

Hacer lo mismo con el huevo cocido partido en cuartos.
Servir caliente.