miércoles, 14 de diciembre de 2022

REVUELTO DE AMANITA CAESÁREA

¡Por fin llegó el otoño y sus lluvias! Tiempo por excelencia de recolección de setas. Me encanta salir a buscarlas, de paso que se da un paseo por el monte llevamos una buena recompensa para casa. Este año gracias a las lluvias que hemos tenido han salido bastantes setas, y he tenido la suerte de estrenarme cogiendo Amanitas Caesareas u Oronjas, las reinas de las setas. Asi que por fin las hemos podido probar. Una de las recetas en las que mejor se aprecia su sabor es en revuelto, y así lo he hecho. 



























Como os digo siempre, no cojáis setas sin conocerlas. Siempre ir acompañados por una persona experta o si tenéis duda con alguna siempre podéis acudir a la asociación micológica de vuestra ciudad, os ayudarán encantados.

Estas son las Amanitas Caesáreas:

Foto tomada de Google imágenes. Web www.cestaysetas.com

Ingredientes (para 2 personas):

2 o 3 Amanitas cesáreas 
100 gr de taquitos de jamón 
3 huevos de calidad
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Limpiamos bien las setas de posibles restos de tierra. Para ello NUNCA se deben de lavar bajo el grifo, pues perderían todo su aroma y sabor. Lo mejor es coger un trozo de papel de cocina y humedecerlo un poquito, y con él limpiar bien la seta. También podemos ayudarnos con un pincel.

Una vez limpias las partimos en trozos regulares.

Ponemos una sartén al fuego con un chorrito de aceite de oliva y salteamos las setas. Esta seta no hace falta cocinarla mucho, para apreciar bien su sabor. Además si se cocina en exceso pueden quedar demasiado blandas.

Una vez salteadas añadimos una pizca de sal y los huevos. Podemos añadir primero las claras y por último las yemas, o hacer como hice yo. Añadí los huevos y una pizca más de sal y dejé que cuajara un poco la clara, y una vez cuajada removí bien para integrar las yemas.

Servimos enseguida.

miércoles, 23 de noviembre de 2022

BEBIDA VEGETAL DE AVENA CASERA

Hace unos años que comenzó a sentarme mal la leche animal, hasta el punto de pasarlo realmente mal nada más terminar de desayunar. Probé a cambiar mi desayuno por yogur, zumo, infusiones... pero echaba de menos poder tomar un café que me activase por la mañana. Todo cambió cuando decidí probar a preparar en casa esta bebida de avena. ¡Por fin puedo disfrutar de mi café cremoso! además de beneficiarme de todas las grandes propiedades de la avena. Me sacia a la vez que es ligera y el mucílago me protege por dentro. 

Además es tan rápida de preparar que no merece la pena comprarla hecha, y así evitamos tomar ingredientes y azúcares extras e innecesarios que llevan las bebidas vegetales industriales.



Ingredientes:

50 gr de copos de avena

1 pizca de sal

1 cucharada de panela o el endulzante que uséis habitualmente

1 cucharada de semillas de sésamo tostado (aportan calcio)

1 litro de agua a 70ºC aprox.


Preparación:

Comenzamos poniendo a calentar el agua. Yo lo hago en un hervidor pero puede hacerse en una cazuela al fuego. La retiro cuando comienza a burbujear por el fondo, aunque también podéis medir la temperatura con un termómetro de cocina. Yo con la práctica he aprendido a distinguir la temperatura que tiene porque cambia el sonido que emite el agua en el hervidor. Aproximadamente tiene que estar a unos 70ºC pues si nos pasamos de temperatura puede quedarnos la bebida muy espesa y la textura ya no es tan agradable.

Mientras hierve el agua, pesamos directamente en el vaso batidor los copos de avena y añadimos el resto de ingredientes. Una vez que el agua ha llegado a la temperatura ideal (unos 70ºC) la añadimos y trituramos todo con la batidora. Dejamos reposar la mezcla 5 minutos.

Una vez que han pasado los 5 minutos (no pasa nada si son más), filtramos la bebida obtenida con un colador fino, gasa o tamiz estrujando bien la masa de avena que nos queda para sacarle bien todo el mucílago, que tiene gran cantidad de propiedades y es lo que nos dará la cremosidad a la bebida.

Ya sólo nos queda tomarla como más nos guste. Yo habitualmente la tomo con café,  aunque otras veces la añado a infusiones o la aromatizo con cáscara de limón y canela (se añade la ralladura de limón y la canela con el resto de ingredientes antes de triturar). Si os gustan otras especias aromatizantes también podéis usarlas (hinojo, clavo, anís estrellado, canela, jenjibre...) ¡Hay muchas posibilidades!

domingo, 13 de noviembre de 2022

EMPANADA BERCIANA O DE ACELGAS Y CARNE CON MASA AL MOMENTO

Una empanada muy típica en El Bierzo, la empanada berciana o de acelgas. Cada casa tiene una receta, cambiando a veces la carne, pero la base es esta que os comparto.



La masa que uso para todas mis empanadas actualmente es la que os compartí anteriormente, la masa al momento (pinchar en el enlace para verla). Se prepara como bien dice su nombre en el momento y es una de las más ricas que podáis probar, dicho por todos los que prueban las empanadas que hago habitualmente. No os defraudará y más fácil no puede ser.

Relleno:

1 manojo de acelgas

1 cebolla grande

1 pimiento rojo

2 dientes de ajo

2 chorizos frescos

2 lonchas gruesas de panceta o bacon

Aceite de oliva

1 pizca de sal

4 huevos cocidos

2 patatas medianas (opcional)



Preparación:

Lo primero es lavar bien las hojas de acelgas y las pencas y picarlas. Reservamos.

En una cazuela o sartén grande ponemos unas cucharadas de aceite de oliva y sofreímos la cebolla y el pimiento bien picados, añadimos una pizca de sal. Cuando casi estén sofritos añadimos la panceta picada en tiras y los chorizos picados en cubitos. Sofreímos todo junto un par de minutos, dejamos que la carne suelte su grasa. Retiramos el sofrito hacia los lados de la cazuela y en la grasa que ha soltado la carne sofreímos los dientes de ajo muy picados, antes de que se empiecen a dorar añadimos las hojas y pencas de acelgas que teníamos reservadas, las mezclamos y dejamos que las hojas se reduzcan y retiramos del fuego.

De manera opcional también se pueden añadir patatas picadas en lascas, no hace falta cocinarlas, pues se cocinarán en el horno a la vez que la empanada.

Cocemos los huevos, los pelamos y los añadimos al relleno.

Dejamos templar o enfriar mientras preparamos la masa.


Para preparar la empanada dividimos la masa en dos partes y las estiramos sobre dos papeles de horno o silpat, uno para la base y otra para la tapa de la empanada. Hay que estirarla dejándola bien fina, de un grosor de unos 3 mm. Veréis que fácil se estira, es una masa muy resistente y a la vez muy elástica.

Sobre la base ponemos el relleno que debe de estar templado o frío y cubrimos con la tapa de la empanada. Cerramos presionando por los bordes una masa contra otra y con ayuda de los dedos formamos el cordón de la empanada. 

Abrimos un agujero en el centro para que haga efecto chimenea y la empanada no se hinche en el horno. Decoramos la empanada a nuestro gusto, con los recortes de masa que nos hayan sobrado.

Pintamos la empanada con huevo batido con una pizca de sal y la picamos con la punta de un cuchillo o un tenedor por toda la superficie.

Llevamos al horno precalentado a 200ºC durante 40 minutos.

Sacamos, dejamos templar o enfriar y... ¡a disfrutar!




EMPANADA CON MASA AL MOMENTO


Desde que probé esta masa de empanada ha pasado a ser la favorita en casa. Se prepara en el momento como su nombre indica, sin necesidad de levados y quedan unas empanadas espectaculares. Suelo utilizarla para preparar empanadas con todo tipo de rellenos: de acelgas, de atún, pisto...incluso sirve para preparar empanadas dulces.

Aquí en El Bierzo la empanada es muy típica y he preparado muchas con esta masa para varios eventos familiares y a todos les ha encantado.

Es una masa muy fácil de manejar, con un tacto parecido a la plastilina. No se pega nada a las manos ni a las superficies. Y es peculiar el hojaldrado que coge en el horno, pero quedando a su vez consistente. Para mi fue todo un descubrimiento encontrarla, ya no hago otra. De hecho, he llegado a utilizarla para preparar quichés, empanadillas fritas y horneadas y orejas de carnaval y siempre queda perfecta, ¡vale para todo!

No dejéis de probarla, ¡os encantará!




Ingredientes:

650 gr de harina para todo uso 

130 ml de leche

130 ml de vino blanco

130 ml de aceite de girasol u oliva o aceite del guiso de la empanada

1 huevo batido

1 cucharadita de sal

1 cucharatita de pimentón dulce (opcional)


Preparación:

Empezamos poniendo la harina en un bol amplio o en la encimera y hacemos un hueco en el centro como si fuera un volcán. 

Añadimos los ingredientes líquidos, la sal y el pimentón (el pimentón es opcional, se añade si le queremos dar un toque de color y sabor a la masa) y empezamos a integrar la harina con ayuda de una cuchara de madera. 

Cuando veamos que se nos hace difícil seguir removiendo con la cuchara empezamos a amasar con las manos.

Si estábamos trabajando en un bol pasamos la masa a la encimera y la amasamos unos minutos hasta conseguir una masa lisa y elástica. Si no os quedase elástica podéis añadir un poquito más de leche, no todas las harinas absorben la misma cantidad de líquido y a veces podría pasar.

Para preparar la empanada dividimos la masa en dos partes y las estiramos sobre dos papeles de horno o silpat, uno para la base y otra para la tapa de la empanada. Hay que estirarla dejándola bien fina, de un grosor de unos 3 mm. Veréis que fácil se estira, es una masa muy resistente y a la vez muy elástica.

Sobre la base ponemos el relleno que hayamos elegido y cubrimos con la tapa de la empanada. Cerramos presionando por los bordes una masa contra otra y con ayuda de los dedos formamos el cordón de la empanada. 

Abrimos un agujero en el centro para que haga efecto chimenea y la empanada no se hinche en el horno. Decoramos la empanada a nuestro gusto, con los recortes de masa que nos hayan sobrado.

Pintamos la empanada con huevo batido con una pizca de sal y la picamos con la punta de un cuchillo o un tenedor por toda la superficie.

Llevamos al horno precalentado a 200ºC durante 40 minutos.

Sacamos, dejamos templar o enfriar y... ¡a disfrutar!




sábado, 15 de octubre de 2022

EMPANADILLAS CHINAS O GYOZAS

Siguiendo con la comida china os traigo una de mis recetas favoritas, las gyozas. Son unas pequeñas empanadillas con un relleno exquisito y una masa muy fina y sedosa. Os recomiendo que las probéis. Son muy fáciles de preparar y muy resultonas. Gustan incluso a los niños, mis hijas las devoraron.

Ingredientes:

Para la masa:

400 gr de harina de trigo

3 cucharadas de almidón de maíz 

240-260 ml de agua hirviendo

1 cucharadita de sal

Para el relleno:

500 gr de carne de cerdo

250 gr de col 

50 gr de cebollino

2 dientes de ajo

1 cucharadita de jenjibre

Aderezo del relleno:

1 cucharadita de azúcar 

2 cucharadas de salsa de soja

1 cucharada de vinagre de arroz

1 cucharada de almidón de maíz 

1 cucharadita de aceite de sesamo

Salsa para acompañar las gyozas:

1 cucharadita de vinagre de arroz

1 cucharada de salsa de soja

1 cucharada de agua

1 pizca de azúcar 

1 cucharadita de mostaza (opcional)


Preparación:

Comenzamos tamizando la harina en un bol grande. Añadimos las tres cucharadas de almidón de maíz y mezclamos. Añadimos al agua hirviendo una cucharadita de sal y la disolvemos. 

Añadimos el agua a la harina teniendo la precaución de no añadirla toda de una vez, dejaremos unas dos cucharadas de agua sin añadir para que no quede la masa demasiado blanda, ha de quedar una masa densa.

Mezclamos y amasamos hasta que quede una masa lisa y uniforme.

Metemos la masa en una bolsa o la envolvemos en film plástico y la metemos en la nevera 30 minutos.

Mientras la masa reposa vamos preparando el relleno. Para ello picamos finamente y en juliana la col. Seguido picamos el cebollino bien en trocitos pequeñitos y rallamos los dientes de ajo y el jengibre.

Añadimos todas estas verduras a la carne picada de cerdo.

Seguidamente preparamos el aderezo del relleno:

En un bol no demasiado grande ponemos 1 cucharadita de azúcar y añadimos 1 cucharada de agua caliente. Removermos hasta que se diluya el azúcar. Añadimos también una cucharada de vinagre de arroz, 2 cucharadas de salsa de soja, 1 cucharada de almidón de maíz y una cucharadita de aceite de sésamo. Añadimos el aderezo a la carne con las verduras que teníamos reservada y removemos para mezclar bien.

Sacamos la masa de la nevera y dividimos en dos, una de las partes la volvemos a envolver en plástico para que no se seque.

Espolvoreamos la mesa o encimera con harina y estiramos la masa hasta dejarla de 1 o 2 mm de grosor. 

Con ayuda de un cortapastas o un vaso de unos 9 cm de diámetro cortamos la masa para hacer las obleas de las empanadillas.

Los recortes de masa que van quedando podemos volver a amasarlos y repetir la misma operación.

Ahora pasamos a rellenar las obleas:

Ponemos en cada circulo de masa una cucharadita de relleno y mojamos los bordes con un poco de agua. Cerramos haciendo la forma típica de la gyoza o a vuestro gusto.

Según vayamos formando las empanadillas las vamos metiendo en un recipiente con tapa para que no se resequen.

Ponemos una sartén al fuego fuerte y una vez caliente la pincelamos con aceite de sésamo. Colocamos las empanadillas en ella y doramos la base. Una vez que la base esté dorada (podéis levantar una con cuidado para comprobarlo) añadimos 100 ml de agua y tapamos. Bajamos el fuego a medio y las cocinamos hasta que se evapore el agua (unos 8 minutos).

Mientras se cocinan preparamos la salsa: en un bol mezclamos el vinagre de arroz, la salsa de soja, el agua y una pizca de azúcar. Mezclamos. Id probando la salsa hasta dejarla a vuestro gusto. Según la salsa de soja que utilicéis tendréis que añadir un poco de agua o menos.

Yo suelo preparar dos tipos de salsa, la que os he indicado en el párrafo anterior y la misma pero añadiendo una cucharadita de mostaza. 

domingo, 6 de febrero de 2022

CERDO AGRIDULCE CHINO

Hoy os traigo un clásico de la cocina china en occidente, el cerdo agridulce con piña. 

Si os soy sincera me gustó mucho más el preparado en casa que el que pedimos días antes a un restaurante chino. 

Os he descrito la receta paso a paso para que la entendáis bien, aunque es una receta muy sencilla y rápida de preparar. Si seguís los pasos tal cual os quedará bordada.

Espero que os guste.


Ingredientes:

Primera preparación:

500 gr de carne de cerdo a tacos

1 yema de huevo

Sal y pimienta

1 cucharada de vino de arroz (Mirin)

1 cucharada de almidón de maíz 

Para la salsa agridulce:

2 cucharadas de tomate frito

2 cucharadas de vinagre de arroz o de manzana

1 cucharada de azúcar 

1 cucharada de almidón de maíz 

El jugo de la lata de piña pequeña

Para el rebozado:

Harina de trigo

Resto de ingredientes:

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

1/2 cebolla

1 lata pequeña de piña en su jugo

Aceite de girasol o de oliva suave



Preparación:

Comenzamos poniendo la carne de cerdo en un bol, añadimos la yema de huevo, la sal y la pimienta, el vino y la maicena. Mezclamos todo y reservamos.

Seguidamente preparamos las verduras, picamos en trozos grandes la cebolla, los pimientos y la piña y reservamos.

Preparamos la salsa agridulce. Para ello ponemos en un bol el tomate frito, el vinagre, el azúcar, el almidón de maíz y el jugo de la piña. Mezclamos y reservamos.

Rebozamos los trozos de carne en harina de trigo y freímos en abundante aceite de girasol bien caliente 5 minutos. Sacamos, freímos otra tanda hasta terminar con todos los trozos de carne. Una vez frita la última tanda volvemos a freír la primera para dar un toque más crujiente. Sacamos y reservamos en un plato.

En un wok con un poco de aceite salteamos la cebolla y los pimientos en trozos cocinándolos pero dejándolos al dente. Una vez salteados añadimos la piña, la salsa agridulce y los trozos de carne. Removermos todo el conjunto y servimos.