martes, 17 de mayo de 2016

QUICHE DE CALABACÍN, BACON Y BRÓCOLI PASO A PASO (VERSIÓN TRADICIONAL Y SIN LACTOSA) (HORNO Y SARTENES AMC)

Una de las recetas que mejor soluciona una cena es una quiché, acompañada de una ensalada, cena completa.
Yo en este caso aproveché que me había quedado una masa quebrada del cumpleaños de la peque para prepararla. También se puede hacer con masa quebrada casera, que ya os pondré la receta. Los ingredientes podéis variarlos a vuestro gusto. Y el método de horneado si disponéis de sartenes de acero os aconsejo que lo probéis, queda perfecta y asi no tenemos que encender el horno.


Ingredientes:


Una lámina de masa quebrada
1 calabacín no muy grande
1 trocito de brócoli
3 lonchas de bacon ahumado
2 huevos
2 o 3 cucharadas de nata líquida
Queso rallado (opcional)
Sal
Pimienta

Ingredientes (para la versión sin lactosa):


Una lámina de masa quebrada
1 calabacín no muy grande
1 trocito de brócoli
3 lonchas de bacon ahumado
2 huevos
2 cucharadas de queso crema sin lactosa (yo uso Quescrem)
2 o 3 cucharadas de leche sin lactosa
Queso rallado sin lactosa (opcional)
Sal
Pimienta

Preparación:


En primer lugar forramos el molde para quiché con papel de horno. Si el molde es rizado os recomiendo mojar el papel de horno un poco para que se adapte mejor a las formas. Es un buen truco y os sorprenderá porque no se rompe a pesar de mojarlo.

Extendemos la lámina de masa quebrada y la colocamos sobre el papel de horno, la aplastamos bien con las manos para que se adapte bien al molde. La pinchamos bien con un tenedor y colocamos unos garbanzos o un peso sobre la masa para evitar que suba. La horneamos unos 15 minutos a 180ºC hasta que comience a estar dorada.
Mientras la base se hornea, picamos el calabacín y el bacon al gusto, salpimentamos. Los colocamos en un plato y los llevamos al microondas a máxima potencia durante 3 o 4 minutos. Tapar el plato con la tapa para microondas pues el bacon salta.
Batimos los huevos y la nata (o los huevos y el queso crema y la leche si es la versión sin lactosa), salpimentamos y los juntamos con el calabacín y el bacon y lo mezclamos todo. Podemos agregarle un puñado de queso rallado también si os gusta.
Vertemos la mezcla sobre la base, colocamos unas lascas de parmesano y unas florecillas de brócoli.


Horneamos a 200ºC hasta que esté bien hecha y dorada, unos 15 minutos. Pero ir mirando pues dependerá del tamaño de vuestra quiché y de vuestro horno.


Yo la preparé sin horno, con ayuda de las sartenes Amc y el Navigenio (la vitrocerámica portátil de Amc). Coloqué la base en primer lugar sobre papel de horno en la sartén bien pinchada con un tenedor y la horneé un poco con la sartén sobre la placa de inducción a fuego medio-bajo y con el Navigenio en modo gratinador a fuego bajo también. Cuando estuvo dorada añadí los ingredientes como en la receta normal y cociné con el navigenio hasta que se terminó de hacer.

viernes, 6 de mayo de 2016

TARTA MOUSSE DE FRESA CON BOMBA DE PISTACHO

Aprovechando que estamos en plena temporada de fresas os traigo esta tarta que preparé hace ya unos años, pero las fotos habían quedado perdidas en una de las muchas carpetas de mi disco duro. Es una tarta muy bonita y resultona además de rica. Os animo a prepararla, no os asustéis por la cantidad de pasos, es más rápida de preparar que de explicar.
La terminación como podéis ver no quedó todo lo perfecta que yo quería, pero tras un viaje y un día primaveral con un poquito de calor, el desmoldado de la mousse no quedó bien liso.
Como anécdota os cuento que me pasé unas cuantas horas pelando los pistachos que decoran la tarta y que van en la mousse central a mano uno por uno. Ahora sé que metiéndolos en agua caliente la piel sale casi sola, luego se dejan secar y listo.


Ingredientes:


Base de bizcocho:

2 huevos
50 gr de azúcar
50 gr de harina

Bomba de pistacho:

50 gr de pistachos pelados
200 ml de nata para montar (35% M.G.)
60 gr de azúcar
1 1/4 hojas de gelatina (2,5 gr)

Merengue suizo:

90 gr de claras de huevo
140 gr de azúcar

Mousse de fresa:

500 gr de fresas
90 gr de azúcar
400 gr de nata semimontada con 60 gr de azúcar
6 y ½ hojas de gelatina (13gr)

Preparación:


Base de bizcocho (en microondas y en horno):

Batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen, a ser posible con batidora de varillas eléctrica, pues montan mucho mejor y se nota la diferencia en el acabado.
Añadir la harina tamizada con movimientos envolventes. 
Engrasar un recipiente apto para microondas y ponerlo 2 minutos y medio a 900W. 
Yo usé un molde desmontable para microondas de 23 cm.
También podéis hornearlo en el horno si no disponéis de ningún molde apto para microondas, en horno precalentado a 180ºC durante 8 minutos aproximadamente o cuando se vea dorado y al pincharlo el palillo salga limpio.

Bomba de pistacho: 

Triturar los pistachos con la mitad del azúcar y la mitad de la nata hasta obtener una crema fina. 
Hidratar la gelatina y desleírla en un cacito a fuego bajo con un poco del agua en el que estaba teniendo cuidado de que no hierva.
Ir añadiendo a la gelatina la crema de pistacho, cucharada a cucharada, integrando perfectamente cada una antes de añadir otra.
Montar los otros 100 ml de nata con el azúcar y mezclar con la crema en dos veces, con movimientos envolventes. (Con estas cantidades salen unos 450 ml de mousse. Yo añadí media clara a punto de nieve, pero creo que no es necesario).
Forrar un bol o tupper con film de cocina y verter en él la crema. El bol que sea pequeño para que quede en el centro de la tarta.
Llevar a la nevera hasta que cuaje y una vez cuajado meterlo en el congelador y congelar. 

Merengue suizo (tradicional y Mycook):
 
Mezclar las claras y el azúcar y calentar al baño maría a fuego lento hasta los 50º.
Montar con la batidora hasta que la mezcla esté firme y enfríe. Reservar. 

Si lo haces en Mycook poner la mariposa y las claras a batir 3 min. temp. 50º, vel. 4 y después 3 minutos más sin temperatura. Reservar. 

Mousse de fresas: 
 
Triturar las fresas con el azúcar (se puede pasar por un colador muy fino si queremos quitar las semillas, pero no es necesario).
Calentar 100 gr del puré de fresas resultante y disolver en un poquito de agua las hojas de gelatina hidratadas y escurridas a fuego lento. Mezclar muy bien con el resto del puré de fresas.
Incorporar el merengue suizo y mezclar para aligerar la masa con movimientos envolventes. Añadir la nata semimontada también con movimientos envolventes, en tres veces, con movimientos más suaves cada vez para que la mezcla pierda el menor aire posible.

Montaje de la tarta:

(Yo utilicé un aro de 23cm de diámetro).
Cortar la base de bizcocho si es necesario para adaptarla a la medida del molde o aro que vayáis a utilizar.
Poner una tira de acetato por el interior del aro (yo corté varios trozos de una hoja y los pegué con celo). Esto ayuda a desmoldarla y hace que las fresas se adhieran mejor. 
 
Sobre el plato en que vayamos a servir la tarta colocar el bizcocho, ajustar el aro (el acetato se ajusta mejor) y colocar centrada la mousse de pistacho congelada.
Para este tamaño se necesitan unos 350 gr de fresas medianas para poner en la vuelta. Cortar plana la parte del tallo haciéndoles una base, y luego por la mitad a lo largo.
Colocarlas bien pegadas al aro y rellenar con la mousse de fresas. Dejar cuajar en la nevera, mejor de un día para otro. 


Decorar como más os guste, con fresas, pistachos, sirope de fresa...
 
Os sobrará algo de mousse, que podéis poner en unas copas, o congelarla y os quedará un helado muy rico. 

Fuente: Yerbabuena, MR
Related Posts with Thumbnails