lunes, 29 de noviembre de 2010

POLLO CAPÓN RELLENO AL HORNO

Como tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, voy a empezar a poner alguna receta que podáis preparar en estas fechas, empezando por este pollo capón.

Desde que mi padre cría estos pollos (también se ocupa de caparlos él) en mi casa se preparan varios en estas fechas. Ya sean guisados, o al horno, están buenísimos de cualquier forma.
Este pollo pesaba casi 7 kg, tanto es así que casi no me entraba en el horno, y tuve que atarle las patas hacia el cuerpo para poder meterlo.

IMG_5751_

Con esta receta paticipo en el I Concurso Internacional Mantecado de Estepa, organizado por Asopaipas con la colaboración de Polvorones y Mantecados San Enrique.

Ingredientes:


1 pollo capón de unos 5 kg
100 gr de manteca de cerdo
Sal
Pimienta
4 o 5 patatas
Brandy de jerez

Para el relleno:

500 gr de carne picada de cerdo
150 gr de miga de pan
1 cebolla
Leche
Ciruelas pasas sin hueso
Orejones
1 manzana grande
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC
Lo primero será lavar bien el pollo tanto por dentro como por fuera.
Seguidamente se pelan las patatas y se cortan a rodajas de 1 cm y se colocan en el fondo de la rustidera donde irá el pollo.
Se pica la cebolla en brunoise y se pone a pochar en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. Mientras, se unta bien el pollo por todas partes con la manteca de cerdo y con sal y pimienta.
Cuando esté hecha la cebolla, se saca y se mezcla con la carne en un recipiente, se agrega la miga de pan remojada en leche, las ciruelas picadas, los orejones, la manzana picada, la sal y la pimienta. Se mezcla bien, se introduce en el pollo y se coloca este encima de la cama de patatas.

IMG_5746_

Inmediatamente introduciremos el pollo en el horno (no se debe de dejar nunca con el relleno dentro en crudo), los primeros 40 minutos se hornea a 180ºC, luego se baja la temperatura a 160ºC y se deja el tiempo restante hasta 4 o 5 horas (en mi caso fueron 5 porque era muy grande). Cada 20 minutos se va regando con brandy y con una jeringuilla llena de brandy se inyecta en la pechuga para que esta quede jugosa.

sábado, 27 de noviembre de 2010

MERMELADA DE HIGOS CHUMBOS

Había probado los higos chumbos hace años en la finca de mis abuelos en Cilleros (Cáceres), pero ya no me acordaba ni de como sabían, así que este año cuando bajamos en Septiembre, después de los calores infernales del verano, fuimos a por unos pocos para volver a probarlos.
Aunque han de cogerse por la mañana temprano cuando aún no ha calentado el sol y a ser posible que no haya nada de viento para que no vuelen las púas y se nos claven, fuimos por la tarde antes del viaje de vuelta.
Nos pusimos en contra del viento y llenamos un cubito de ellos cogiéndolos con unas tenazas.
Después de probarlos de nuevo, me encantaron, así que hace poco cuando mis padres volvieron por el puente de los santos les pedí que me trajeran unos pocos. Pensé que ya estarían demasiado maduros o que ya no habría, pero todo lo contrario, estaban en su punto justo de maduración.
Están muy ricos, pero no se deben de comer muchos pues son muy astringentes, asi que con algunos preparé mermelada, otros los sequé (quedan tipo higos pasos, secos por fuera y jugosos por dentro) y el resto los tengo en la nevera para irlos consumiendo poco a poco. En la nevera duran mucho, incluso más de un mes.

Os dejo una foto de la chumbera donde cogimos los higos:

DSC00078

Esta planta no deja de ser un cáctus, así que aguantó perfectamente los rigores de la sequía de este pasado verano. Si os fijáis las palas estaban prácticamente consumidas, porque la planta va cogiendo el propio agua que almacena en los meses de lluvia para mantenerse y dar frutos.
Otra curiosidad, que yo toda la vida oí a mis abuelos es la forma de plantar las chumberas. Simplemente poniendo una pala debajo de una piedra en el suelo con el tiempo echan raíces y crece una nueva chumbera. De hecho, me traje una pala para plantarla en una finca que tenemos aquí en el norte y ahí la tengo, ya está empezando a echar raíces. Aunque no se si conseguiré que fructifique, pero por probar no pierdo nada.

Para comerlos, también hay que tomar precauciones, pues el fruto, al igual que la planta, también esta lleno de pinchos, que si se clavan en la piel son muy molestos y muy complicados de quitar, pues apenas se ven. Yo, por mucho cuidado que tenga siempre me clavo alguno, asi que mi abuela me dijo que el truco era frotar las manos con un poco de aceite y así salen, y la verdad es que funciona.

Os dejo el paso a paso a seguir para pelar los higos chumbos:

Lo mejor antes de nada es ponerlos en un bol debajo del grifo de agua fría y con una cuchara o similar irlos moviendo para que el agua se lleve la mayor cantidad de pinchos.

Luego, se coloca el higo en un plato:

DSC00468


Se pincha con un tenedor:

DSC00469


Se cortan los dos extremos:

DSC00470


Se gira el higo y se le hace un corte a lo largo sin profundizar demasiado, sólo la piel:

DSC00472

Poco a poco y con la ayuda del cuchillo se va desprendiendo la piel con mucho cuidado y procurando no llevarse demasiada carne del higo:

DSC00473

Una vez pelados podemos prepararlos de diferentes formas o comerlos tal cual, estan buenísimos, pero no son del agrado de todo el mundo.

Con algunos preparé mermelada:

DSC00200

Ingredientes:

1 kg de higos chumbos pelados
600 gr de azúcar

Preparación:

Picar los higos chumbos y mezclarlos con el azúcar. Ponerlos en una cazuela al fuego e ir removiendo para que el azúcar no se pegue al fondo. Cuando empiece a hervir bajar el fuego y dejar cocer hasta que haya que el líquido haya reducido y la mezcla haya espesado, más o menos serán 40 minutos.
Para saber si la mermelada ya está lista poner una cucharadita en un plato y llevarlo al congelador unos segundos para que enfríe. Cuando esté fría sabremos la consistencia que tendrá la mermelada una vez terminada.
A mi no me gusta triturarla para que las semillas queden enteras, me gusta la textura en la boca.
Si no os gusta encontraros estas semillas podéis pasar la mermelada a través de un chino, un colador, un tamiz... de forma que quede suave y sin pepitas.
Si la vamos a consumir en los días posteriores podremos guardarla en la nevera.
Para guardarla durante mucho tiempo tendremos que embotarla. Para ello esterilizamos unos botes de cristal en una cazuela con agua hirviendo durante 20 minutos, los sacamos y los ponemos boca abajo sobre un paño limpio para que el agua escurra.
Una vez secos introducimos la mermelada en ellos, los cerramos con las tapas también esterilizadas y los llevamos a una cazuela con agua hirviendo que los cubra a hervir durante 1 hora (este paso podemos hacerlo en olla express y con 15 minutos desde que sale vapor será suficiente). Dejar en el agua hasta que enfríen. Etiquetar y guardar.

DSC00203

Con esta entrada participo en el concurso de comida silvestre organizado por "La flor del calabacín"


miércoles, 24 de noviembre de 2010

PREMIO!!

Hoy no traigo una receta, quiero compartir con vosotros mi alegría por haber ganado un concurso.
Fue el "Homenaje al huevo" de Canal Cocina. Presenté dos recetas, una la de los "Huevos guisados" que siempre es un éxito cuando la preparo y la de los "Huevos rebozados y rellenos de champiñones y jamón" o también llamados "Huevos del cocinero" típicos de Toledo, que fue la ganadora.

El premio fue éste:

premio homenaje al huevo

Un delantal chulísimo y de muy buena calidad, un paño de cocina, un libro de la historia del huevo y recetas con un marcapáginas y una bolsa muy mona donde venía todo guardado.

Os dejo las recetas que presenté por si queréis probarlas:





sábado, 20 de noviembre de 2010

PATATAS BRAVAS

Con estas patatas me pasó lo mismo que con estos mejillones de los que ya publiqué la receta anteriormente. Son típicas en el Bierzo, y yo viniendo de tan sólo 60 km hacia el este nunca las había comido así, pues en Astorga se hacen completamente diferentes. Me gustaron tanto que no paré hasta que di con la receta.
Se preparan con el caldo de cocer los mejillones, asi que estos es imprescindible que sean de calidad, como los gallegos.

DSC00337_

Con esta receta participo en el concurso de "Tapas, pinchos y montaditos" organizado por "Elena en su salsa" y patrocinado por "Més del passeig" y "Pasteles de Barcelona".

Ingredientes:

Patatas
1 cebolla pequeña
1 cda de harina
1 cdta rasa de pimentón picante
Caldo de cocer mejillones
Agua
Aceite de oliva
Sal

DSC00338_

Preparación:

Lo primero de todo será limpiar los mejillones, posteriormente los ponemos en una cazuela con 2 hojas de laurel y un poquito de agua y los dejamos al fuego hasta que se abran.
Colamos el caldo que habrán soltado y lo reservamos para preparar las patatas bravas.
Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de más o menos 3 o 4 mm. Las freímos en abundante aceite de oliva hasta que estén tiernas y las sacamos sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite, las sazonamos con un poquito de sal.
Mientras se fríen las patatas, en otra sartén vamos preparando la salsa. Picamos una cebolla y la pochamos en 2 cucharadas de aceite de oliva. Una vez pochada agregamos la cucharada de harina y la sofreímos bien para que no sepa a crudo. Posteriormente, separamos la sartén del fuego y añadimos la cucharadita rasa de pimentón picante y lo mezclamos bien con la cebolla y la harina. Luego poco a poco vamos echando caldo de mejillones y un poco de agua para que la salsa no quede demasiado fuerte y vamos removiendo sin parar hasta que la salsa haya ligado. Corregimos de sal, trituramos con la batidora para que quede fina y la servimos por encima de las patatas.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

RAVIOLI FRESCOS DE SENDERUELAS CON SALSA DE BACON Y GAMBAS

Me encanta preparar pasta fresca en casa. Además de ser divertido está exquisita, y no es tanto el tiempo que se invierte, pues luego el tiempo de cocción se reduce muchísimo.
El proceso puede parecer largo, pero para nada lo es, en menos de una hora podemos tener listos ravioli para 4 personas y de una calidad excepcional. Si hablamos de tagliatelle, tallarines, parpadelle, fetuccini...etc, el tiempo se reduce muchísimo.
En esta ocasión los rellené con unas senderuelas que tenía reservadas para este fin. Quedaron buenísimos, y esta salsa que ya he preparado en más ocasiones les da el toque final.

DSC00567

Con esta receta participo en el concurso de "Recetas con setas y aceite de oliva" organizado por "La cocina de Javi" y patrocinado por "iloveaceite"



Ingredientes:

Para la pasta fresca:

2 huevos
100 gr de semolina
100 gr de harina de fuerza
1 cda de aceite de oliva

Para el relleno de los ravioli:

1/2 cebolla
1 diente de ajo
100 gr de senderuelas
1 cda rasa de harina
200 ml de leche
Hierbas provenzales

Para la salsa de bacon y gambas:

50gr de cebolla
100gr de bacon
50gr de aceite de oliva
200gr de gambitas peladas congeladas
200gr de nata para cocinar
Un chorrito de tomate frito
Sal

Preparación:


Empezamos preparando la masa para la pasta. Hacemos un volcán con las harinas en la encimera y ponemos los huevos y el aceite en su interior. Vamos batiendo los huevos con un tenedor e integrando poco a poco la harina de los bordes. Cuando ya no podamos manejar la masa bien con el tenedor pasamos a amasar con las manos. Amasamos hasta que nos quede una masa lisa, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar 30 minutos a temperatura ambiente (en verano mejor dejarla en la nevera).

Mientras reposa la masa iremos preparando el relleno de los ravioli, de forma que cuando la masa esté lista tengamos frío el relleno.
En una sartén con un poquito de aceite de oliva pochamos la cebolla y el ajo picados muy finos.
Una vez pochados agregamos las setas, salpimentamos y añadimos las hiervas provenzales.
Una vez que las setas estén hechas añadimos la harina y la sofreímos bien. Poco a poco vamos añadiendo chorritos de leche hasta que nos quede una masa similar a la de las croquetas pero algo más fina.
Una vez lista la reservamos en un bol para que enfríe.

relleno

Cuando tengamos lista la masa y el relleno, vamos preparando la máquina para laminar la pasta. La anclamos a una mesa o a la encimera y la espolvoreamos bien con harina. También espolvoremos un poco la mesa.
Una vez que la masa de la pasta haya reposado cortamos porciones, las enharinamos un poco y las vamos pasando por los rodillos de la laminadora que tendremos puesta en el número 1. La doblamos y la pasamos de nuevo, y así hasta 6 veces, o cuando la masa se vea suave. Seguidamente vamos pasando la masa por cada número un par de veces, la lámina será cada vez más larga y más fina. Podéis cortarla si se os hace demasiado larga y hacerlo en varias veces. También os recomiendo ir espolvoreándola con un poco de harina para que no se pegue ni a la máquina ni entre si.
Para los ravioli yo la dejo bastante fina, llego al número 6 de la laminadora.

Esta es la apariencia que tendrá que tener la masa:

laminando pasta

Una vez lista la lámina de pasta la coloco sobre una cubitera de silicona y la corto a la medida. Con el dedo adapto la masa a la cubitera de manera que queden pequeños huecos donde ir colocando el relleno.

lamina sobre molde

Con dos cucharillas voy poniendo el relleno en los huecos.

relleno puesto

Humedezco los huecos libres de la pasta con un pincel mojado en agua.

agua pincelada

Coloco otra lámina de pasta encima y presiono con las manos para que queden bien selladas y a ser posible con el menor aire en el interior de los ravioli.

lamina sellada

Le doy la vuelta a la cubitera sobre la mesa de forma que la parte plana quede sobre ella y con un cortapastas voy cortando los ravioli.

cortando ravioli

cortador ravioli

Quedan así:

ravioli listos

En este momento se pueden congelar o dejar secar un poco antes de cocerlos, para que no se deshagan.

Mientras, podemos ir preparando la salsa para acompañar la pasta.
Ponemos una sartén con un poco de aceite de oliva y añadimos el bacon y la cebolla picada. Una vez que se vean hechos, añadimos las gambas, rehogamos el conjunto y añadimos la nata y un chorrito de tomate frito. Dejamos dar un hervor, corregimos de sal y la trituramos. También podemos dejarla así, pero tiene una textura más fina estando triturada.

Una vez que tenemos lista la salsa cocemos los ravioli en una olla con abundante agua hirviendo (1 litro de agua por cada 100 gr de pasta sería lo ideal) con sal durante 3 o 4 minutos.
Los sacamos a un plato y servimos enseguida con la salsa.

CARNE GUISADA CON CERVEZA NEGRA

Esta receta estaba en mi memoria desde hace tiempo esperando a ser preparada. Aprovechando que tenía carne para guisar en el congelador me decidí y no me arrepiento nada, tanto es así que la repetiré muchas más veces. Estaba deliciosa, tanto que nos salió esta gran fuente para los dos y tuvimos que comer tres días de la misma semana lo mismo, pero no nos importó, porque estaba buenísima, y con una cremita de verduras de primer plato o diferentes guarniciones variábamos el menú.
También se puede congelar la carne una vez guisada, o preparar una empanada con este relleno, empanadillas, salsa para pasta...todo lo que se os ocurra.

DSC00512

Ingredientes:

700 gr de carne para guisar
3 zanahorias
2 cebollas
1/2 rama de apio
400 gr de tomates picados (sirven los tomates en lata)
500 ml de cerveza negra
500 gr de patatas
1 cda colmada de harina
3 hojas de laurel
Tomillo fresco
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

DSC00507

Preparación:

Empezamos picando en trozos no muy pequeños la cebolla, las zanahorias y el apio. Los rehogamos en una cazuela con 2 cucharadas de aceite de oliva durante 10 minutos. Pasado este tiempo añadimos la carne y la doramos un poco para que se selle. Seguidamente añadimos la harina y la rehogamos, luego los tomates picados, las hojas de laurel y la cerveza. Se salpimenta y una vez que hierva se tapa la cazuela y se baja el fuego al mínimo. Se deja cocinar durante 2 horas y media. Pasado este tiempo, se quita la tapa y se deja cocinar durante media hora más. Si al quitar la tapa se ve muy seco se puede añadir un poco de agua o cerveza.
También se puede preparar en una cazuela que pueda ir al horno, o en una bandeja que taparíamos con papel de aluminio durante las 2 horas y media y destaparíamos igual que en el guiso al fuego. La temperatura en el horno sería de 180ºC.
Yo lo preparé en la Chef o matic, que cocina a fuego muy lento y salen unos guisos deliciosos.

DSC00497

Una vez que tenemos el guiso lo pasamos a una fuente refractaria.
Pelamos las patatas y las cocemos 10 minutos en agua con sal. Las sacamos y las partimos en rodajas de algo más de medio centímetro, las colocamos por encima de la carne guisada y las regamos con un chorrito de aceite de oliva, espolvoreamos con brotes de tomillo y lo llevamos al horno a 200ºC durante 40 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.

DSC00514

Con esta receta participo en el concurso de "Cocina con vino y cerveza" que ha organizado "La cocina de Sara" con la colaboración de "Esteve i Ferrón".



lunes, 15 de noviembre de 2010

PINCHO DE SALMON AHUMADO Y RUCULA

Aprovechando que había preparado salmón ahumado en casa, quise probarlo de varias formas y una de ellas fue esta receta. Tenía queso, salmón, y qué le va bien al salmón y es verde? La rúcula! Además era fresquísima, recién cogida en mi huerta. El pincho quedó delicioso, tanto que repetimos varios días.
Si lo completáis con un poco de mahonesa y otra rebanada de pan tostado se convierte en un riquísimo sandwich.



Ingredientes:

Queso de untar tipo Philadelphia
Salmón ahumado (receta para prepararlo en casa aquí)
Rúcula
Pan de molde
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Tostar las rebanadas de pan en una sartén o en la tostadora.
Untar un poco de queso en cada una, poner dos lonchas de salmón ahumado sobre el queso y encima del salmón la rúcula bien lavada y aliñada con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal (muy poca pues el salmón ya tiene suficiente sal).



Con esta receta participo en el concurso de "Tapas, pinchos y montaditos" organizado por "Elena en su salsa" y patrocinado por "Més del passeig" y "Pasteles de Barcelona".

sábado, 13 de noviembre de 2010

ENSALADA DE ESCAROLA CON GRANADA Y TRUCO

Esta es mi ensalada favorita en estas fechas, temporada de granadas y de escarolas.
La escarola y la granada, forman un duo perfecto, que el ajo complementa.
Si no habéis probado nunca la ensalada de esta forma os animo a hacerlo, os encantará.



Además, os dejo un truco para sacar los granos de la granada sin problemas y de una forma muy rápida. Simplemente tenemos que cortar la granada por el ecuador, colocarla en nuestra mano izquierda con la mano cóncava y con los granos mirando hacia la mano. Golpeamos fuerte por el otro lado con un cucharón y los granos de granada nos irán cayendo en la mano bien limpios. Si no queréis ensuciaros las manos también sirve poner debajo la ensaladera y caerán justo en ella.






Ingredientes:

Escarola
Granada
1/2 diente de ajo
Aceite de oliva
Vinagre
Sal



Preparación:

Lavamos y escurrimos la escarola.
En un mortero majamos el diente de ajo con un poco de sal hasta que esté bien molido. Agregamos el aceite y el vinagre y removemos hasta ligar la vinagreta. Aliñamos con ella la escarola revolviéndola bien con una cuchara y un tenedor.
Agregamos los granos de granada y servimos.


viernes, 12 de noviembre de 2010

TOSTA DE BOLETUS EDULIS AL TOMILLO

Hace unos días, justo antes de que empezaran las fuertes heladas, salimos al campo a por setas, con la suerte de dar con un precioso boletus edulis. Por desgracia ya era tarde y no quedaba mucha luz, asi que no pudimos encontrar mucho más.
Ya en casa, pensé en esta receta para disfrutar de todo el sabor del hongo. Y no me equivoqué pues la tosta estaba deliciosa.



Con esta receta participo en el concurso de "Recetas con setas y aceite de oliva" organizado por "La cocina de Javi" y patrocinado por "iloveaceite"



Ingredientes:

1 boletus edulis
2 rebanadas de pan de hogaza
1 diente de ajo picado
1/2 guindilla picada
Aceite de oliva
1 nuez de mantequilla
Tomillo
Agua o caldo de pollo

Preparación:

Limpiar con cuidado el boletus, a ser posible con muy poca agua. Picar en trozos grandes y reservar.
Poner una sartén al fuego con dos cucharadas de aceite de oliva y sofreír a fuego fuerte el boletus picado, añadir el ajo, el tomillo y la guindilla y una vez dorado el ajo agregar la mantequilla. Según se haya derretido rápidamente agregar un poco de agua o caldo de pollo de forma que el conjunto ligue y se cree una salsa cremosa.
Tostar las rebanadas de pan y servir con las setas por encima.

lunes, 8 de noviembre de 2010

TORTOS CON HUEVO Y PICADILLO PASO A PASO

Esta receta es, si cabe, una de las más populares en Asturias. Es una receta casera, pero últimamente se ha hecho popular pues los tortos se emplean en muchos pinchos combinados con una gran cantidad de ingredientes, pero principalmente con picadillo y con queso cabrales.

Para preparar los tortos tuve que ingeniármelas, pues por mucho que buscaba no conseguía encontrar harina de maíz que no fuera precocida. Un día hablando con mi padre, me dijo que tenía un molino donde el mismo molía maíz para sus animales, así que le pedí que me moliera 1 kg o 2 de maíz. Cual fue mi sorpresa cuando la semana pasada me dice que ya me lo tenía molido, y cuando voy a por el, era medio saco, jajaja. Tengo harina de maíz para hacer tortos hasta aborrecerlos. Bien es verdad que una vez tamizada para quitar las impurezas, la cantidad se reduce bastante, pero aún me sobra muchísima. Aprovechando que la tengo en casa probaré a hacer más cosas con ella, como alguna empanada de maíz, que siempre me ha picado el gusanillo de hacer una. La que me sobre se la volveré a llevar para que se la de a los animales, antes de que se ponga rancia, aquí no se tira nada como dice Arguiñano, jajaja.



Con esta receta, me presento de nuevo al concurso "CON SABOR ASTUR" que ha organizado el blog "Cocinándotelo", patrocinado por "La fresquera asturiana".





Ingredientes:

Para los tortos:

200 gr de harina de maíz
100 gr de harina de trigo
200 ml de agua tibia
1 cdta de sal

Para acompañar:

Picadillo de matanza o chichos como se llaman por aquí
2 huevos fritos por persona
Preparación:

Tamizamos las harinas en un bol amplio y las mezclamos:



Añadimos el agua tibia con la sal disuelta:



Removemos con una cuchara de madera hasta que la harina haya absorbido el agua y luego amasamos con las manos hasta que se note una masa manejable y que no se pegue a las manos. Si vemos que queda muy dura añadimos un poquito más de agua, y si vemos que está muy líquida, un poquito más de harina. Todo dependerá de la harina que utilicemos, pues unas absorben más agua que otras. Tiene que quedar más o menos así:



Una vez tengamos la masa lista tapamos el bol con film plástico y lo dejamos reposar al menos 30 minutos.



Mientras, vamos friendo el picadillo en una sartén con una cucharada de aceite de oliva.

Cuando la masa haya reposado, la sacamos del bol y hacemos bolas del tamaño de un huevo pequeño:



Las aplastamos entre dos hojas de film o papel de horno (yo utilizo un plato para aplastarlas, así quedan bien lisas) hasta que tengan 4 o 5 mm de espesor.





Las freímos en aceite bien caliente, dándoles la vuelta para que se doren por los dos lados.
Freímos los huevos en el mismo aceite que los tortos y los servimos encima de estos con el picadillo de acompañamiento.

Related Posts with Thumbnails